Trabber Noticias

noticias sobre vuelos baratos y hoteles del buscador Trabber



La turbulencia legal de Air Madrid

23 de diciembre de 2006

La crisis de Air Madrid ha entrado esta semana en el farragoso mundo de los procedimientos legales. La empresa y un grupo de clientes han presentado sendas demandas al juez de lo mercantil número 5 de Madrid para que declare el concurso de acreedores (la figura legal que sustituye a la antigua suspensión de pagos y quiebra).

Cuando se admita a trámite el procedimiento, todas las decisiones de la aerolínea serán supervisadas judicialmente. Este movimiento deja en el aire la devolución del dinero a los miles de clientes afectados por las crisis y el intento de venta de Air Madrid por parte de su presidente José Luis Carrillo.

El presidente de la Asociación Española de Agencias de Viajes (Aedave), José Manuel Maciñeiras, destacó que la suspensión de pagos es “el fin de la esperanza para la devolución de los billetes y el peor escenario para el reembolso. Se va a paralizar cualquier otra acción que implique actuar sobre los fondos de la compañía“.

fuente: Expansión

Compartir en: Menéame Facebook Twitter Delicious

Una respuesta a “La turbulencia legal de Air Madrid”

  1. pepe dice:

    Fuente:
    La Razon
    En el año 2004 la aerolínea presentó números rojos de 6,5 millones y en 2005, de 16 millones

    La aerolínea ya presentaba este año un grado de insolvencia máxima, según el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI), una de las mayores bases de datos de morosos de España que colabora con el Centro de Cooperación Interbancaria.
    Un informe de esta institución, al que ha tenido acceso este periódico, indica que Air Madrid incrementó en el último ejercicio el riesgo de insolvencia en 39,5 puntos, hasta una calificación del 100% con respecto a 2005 al «tener grandes dificultades para hacer frente al pago de sus deudas».
    La evolución financiera de la empresa presidida por José Luis Carrillo ha empeorado considerablemente en sus dos años de vida. Según fuentes consultadas, Air Madrid obtuvo en 2005 unas pérdidas anuales en torno a 16 millones de euros, lo que supone más que duplicar los números rojos del ejercicio anterior, los únicos datos disponibles. La aerolínea presentó al Boletín Oficial del Registro Mercantil Español (Borme) el pasado mes de enero su balance económicopor primera vez, correspondiente a 2004.
    Rentabilidad negativa
    Las cifras apuntan que el ratio de rentabilidad financiera es de un 244,96% negativo; el ratio de rentabilidad económica, de un 126,94 negativos; los fondos propios acumulan un déficit de 518 millones de euros; la facturación ascendió a 38,3 millones; y la reservas no existen.
    Tras analizar los resultados, el RAI estima que el «activo real de la empresa no supera el total de las deudas, con lo que en principio, no ofrece garantía a través de sus bienes reales frente a terceros en la devolución de sus deudas a largo plazo». Air Madrid tenía comprometidos 15,28 millones con acreedores a largo plazo y otros 408.606 a largo plazo en 2004.
    El balance también muestra que la compañía paga sus deudas a los proveedores mucho más tarde que el tiempo que realiza el ingreso por sus clientes. El periodo de pago alcanza los 49 días, mientras que el de cobro no llega al mes.
    La sociedad, que se constituyó en 2003, con un capital de 6 millones ha necesitado varias ampliaciones, hecho que indica también la confianza de los accionistas (el 100% en manos de Carrillo) del proyecto empresarial. El 27 de enero de 2005 se efectuó una ampliación de 3 millones y el 31 de marzo del mismo año, otra de 3 millones, por lo que el capital actual se sitúa en 12 millones. Entre los planes de la compañía estaba la salida a Bolsa, con el objetivo de recaudar financiación que sufragara el proyecto estratégico para los próximos años.
    El RAI además señala que la rentabilidad económica es menor que el coste de endeudamiento, por lo que el apalancamiento es «inferior» a la unidad y produce «un efector reductor» sobre la rentabilidad financiera. La institución considera que «la empresa no ha de endeudarse más, ya que si lo hace, reducirá la rentabilidad de sus accionistas».